Siempre vivas

Si hay una planta que puede hacer alarde de que ese nombre es el suyo es esta, la siempre viva.

La puedes colocar donde quieras que ella seguirá soportando. Al sol, a la sequía, a las heladas, en fin, que resistente es muy, muy resistente.

Esto la hace ideal para decoraciones de lo más peculiares, decoran rocas, muros y cualquier cosa que que quieras acompañar con una planta que se adapte a prácticamente cualquier “recipiente” y que sin cuidados  encontrará la forma de sobrevivir.

Con un puñado de tierra de jardín, nada especial, una teja árabe y una cadena es suficiente para dar alojamiento elegante a esta planta, sirviendo además para alegrar un rincón.

Es tan sencillo de hacer como conseguir una teja árabe  vieja, no de las nuevas, porque las nuevas no son tan resistentes ni tienen esa rusticidad que les da el pasa de los años.

La forma de sujetarla para colgarla varía de los materiales que se tengan a mano y del lugar donde se quiera colocar yo la he hecho con unos trozos de fleje de encofrar que tenía por ahí y unas cadenas, pero si hubiera tenido cordel, pues con cordel.

Lo importante es que se vea la teja con la planta y tener un buen sito para ponerla.WP_20140706_030

 

 

 

Anuncios